We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La gran farsa del cambio climático

03 Diciembre 2015
Photo: Billy Wilson - Creative Commons
Mientras los jefes de Estado se preparan para negociar un acuerdo internacional en París contra el calentamiento global, sus negociadores comerciales están reunidos en secreto en Ginebra para acordar un nuevo acuerdo de libre comercio que podría ampliar la explotación de combustibles fósiles y exacerbar aún más el cambio climático.

La ISP comenta el recién publicado texto del TISA, que limita el control de los Estados sobre los recursos naturales

Paralelamente al nuevo arsenal de textos, filtrados por Wikileaks, del secreto Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA), la Internacional de Servicios Públicos (ISP) y el Foro Internacional sobre Globalización publican hoy el primer análisis conocido acerca del propuesto Anexo sobre los Servicios Relacionados con la Energía, para informar a la cumbre del clima COP21.

Los 23 negociadores del TISA –desde Australia a Suiza, pasando por los Estados Unidos y la UE–, están discutiendo cláusulas vinculantes que “denegarán a los órganos reguladores el derecho a distinguir la energía solar de la nuclear, la energía eólica del carbón o la geotérmica del fracking”, ya que se establece el principio de “neutralidad tecnológica”. La reunión que se celebra en Ginebra, entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre, con toda probabilidad continuará deliberando sobe el punto del orden del día titulado “Servicios Medioambientales”, ya abordado en octubre.

Dicha propuesta reduciría la soberanía de los Estados sobre sus recursos energéticos – afirma Victor Menotti, autor del estudio–, ya que requiere a los Estados la liberalización de los mercados de servicios relacionados con la energía para los proveedores extranjeros, y con ello se eliminaría el derecho a garantizar los beneficios económicos nacionales de la explotación de los recursos energéticos”.

La página web sobre comercio de la Comisión Europea  dice que “La UE intentará acabar con la discriminación contra los proveedores extranjeros de servicios medioambientales. Para ello no sólo habrá que abstenerse de introducir nuevas restricciones a las barreras existentes, también implica eliminar las barreras existentes”.

“Esta es la gran farsa del cambio climático. Mientras en París discuten objetivos modestos, en Ginebra, negocian la eliminación de los medios para alcanzarlos, en beneficio de las mayores corporaciones del planeta”, comenta Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP. “Es evidente porqué nuestros gobiernos intentan esconder estas negociaciones manteniéndolas en secreto”.

Pavanelli insta a los gobiernos a publicar la totalidad de los textos y afirma que “es un escándalo que dependamos de Wikileaks para saber lo que nuestros gobiernos están haciendo en nuestro nombre”.

La ISP ya publicó un estudio demostrando que TISA impedirá que las privatizaciones fracasadas vuelvan a manos públicas, y que limitará la capacidad normativa de los gobiernos.

Más información:

Ver también