La ISP solidaria con Detroit y los trabajadores públicos

Agosto 22, 2013
Background image is part of a mural by Diego Rivera called Detroit Industry, North Wall at the Detroit Institute of Arts.
Detroit es la ciudad más grande en declararse en quiebra en la historia de Estados Unidos. Sin embargo, no es la única ciudad que se encuentra en una crisis económica. Lo que está pasando en Detroit importa: importa a los miembros de AFSCME, que han dedicado su vida laboral a prestar servicios públicos de calidad a la ciudad y la comunidad, importa a los trabajadores y jubilados en todo Estados Unidos y en todo el mundo, importa a todos los trabajadores del sector público de los que dependemos para la prestación de servicios públicos de calidad a los/las ciudadanos en todo el mundo. Detroit es importante para todos nosotros y nos solidarizamos con los trabajadores y jubilados de la ciudad.

La Internacional de Servicios Públicos apoya a nuestros compañeros y compañeras de AFSCME en Detroit y pide a todas las afiliadas de la ISP que “¡Apoyen a Detroit!” firmando la petición de apoyo en: www.StandwithDetroit.org
 
No cabe duda que Detroit se encuentra en dificultades económicas. La pregunta que hay que plantear es: ¿quién debe pagar? ¿Los trabajadores municipales que trabajan cada día para que la ciudad funcione y cuyos salarios y prestaciones ya han sido reducidos drásticamente? ¿Se deben recortar las pensiones de los trabajadores municipales y los/las jubilados (prestaciones que ya se han ganado)? ¿O se exigirá a los aseguradores de bonos y a los individuos de Wall Street que han tratado a la ciudad como un cajero automático durante años que asuman las consecuencias de sus acciones?
 
El colapso de la industria de la ciudad en los últimos 40 años no es culpa de los/las funcionarios con salarios modestos. Los trabajadores y jubilados de Detroit han trabajado de buena fe para alcanzar una solución justa y evitar la quiebra en primer lugar. Las futuras pensiones de los trabajadores no uniformados se redujeron un 40 por ciento el año pasado y estos trabajadores/as de trabajadores/as aceptaron un recorte salarial del 10 por ciento. Ahora, el gobierno estatal quiere imponer recortes adicionales a los salarios y las pensiones de los trabajadores para que Wall Street salga adelante... ¡de nuevo!
 
No sólo es inmoral reducir salarios y pensiones para compensar el daño causado por Wall Street, sino que estas medidas representan violaciones graves de las condiciones laborales convenidas de los/las funcionarios. Un gobierno que no puede mantener el estado de derecho y que responde exclusivamente a los intereses de una reducida élite, en lugar de los trabajadores que sirven a sus comunidades, no sólo se encuentra en una situación de incumplimiento financiero y económico, sino que pone en peligro su propia existencia.
 
Una sociedad democrática se cimienta en servicios públicos de calidad. Las decisiones políticas que se están tomando en Detroit no son dignas de una de las democracias más antiguas de Occidente y son una vergüenza para Estados Unidos. Necesitamos políticas que apoyen a los trabajadores y el futuro desarrollo económico y social, en lugar de medidas destructivas que afectarán durante mucho tiempo tanto a los trabajadores del sector público como a la comunidad en su conjunto.

Por favor, súmense a la Internacional de Servicios Públicos solidarizándose con los miembros de AFSCME y firmen esta petición ahora:  www.StandWithDetroit.org

 

Por favor, súmense a la PSI con los miembros de AFSCME y firmen esta petición ahora!

Ver también