Los sindicalistas de Corea haciendo huelga de hambre necesitan su apoyo

Febrero 05, 2013
Kim Jungnam Presidente de KGEU haciendo huelga de hambre
Kim Jungnam, Presidente del Sindicato de Empleados del Gobierno Coreano (KGEU), afiliada a la PSI, empezó una huelga de hambre el 15 de enero en las calles de Seúl, afuera de las oficinas del Comité de Transición Presidencial.

Está quejándose por la despedida de 137 trabajadores, entre ellos el presidente del sindicato y el secretario general, que están siendo castigados por sus actividades sindicales. Están acusados de ser líderes de "una organización ilegal" – el KGEU.

La Presidente Electa, Park Guenhye, quien va a acceder al poder el 25 de febrero, ha prometido conseguir la integración social. El KGEU la está exigiendo que reconozca el sindicato y que reincorpore los empleados despedidos.

El KGEU cree que la reincorporación de esos empleados es un asunto de derechos humanos y exige al gobierno que escuche a la Organización de Labor Internacional que, durante muchos años, ha insistido que Corea debería garantizar los derechos sindicales, incluyendo la libertad de asociación.

El 30 de enero, después de 16 días de huelga de hambre, Kim Jungnam perdió el conocimiento y fue hospitalizado. Los Vice-Presidentes de KGEU tomaron la releva y empezaron a hacer la huelga de hambre.

El 31 de enero, durante una conferencia de prensa, el KGEU presentó al gobierno más de 8.000 cartas de protesta firmadas a través de la campaña Labourstart. Rosa Pavanelli, Secretaria General de la PSI, envió un mensaje en video que muestra el apoyo y la solidaridad de todos los miembros de la PSI.

En paralelo, el KGEU y el KPTU (sindicato coreano de los servicios públicos y trabajadores del transporte) están organizando peticiones para instar al gobierno coreano que reintegre a todos los trabajadores del sector público despedidos por sus actividades sindicales legítimas.

La PSI apoya plenamente las demandas de sus afiliadas y ha escrito cartas de protesta  a la Presidente Electa, Park Guenhye, pidiendole que respetara las normas laborales fundamentales de la OIT.

La PSI también pide a sus afiliadas en el mundo que muestren su solidaridad enviando cartas de protesta a través de la campaña Labourstart.

Enviar mensajes de protestación

Ver también