We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Trabajo decente para lograr la salud para todos/as

06 Mayo 2018
Esta es la primera edición de la segunda serie de Derecho a la salud. Conforme a las recomendaciones formuladas por la Unidad de Trabajo sobre Salud y Servicios Sociales de la ISP en su reunión de febrero, la revista de la campaña, que solía publicarse cada dos meses, ahora será publicada trimestralmente por la ISP. Continuará siendo un llamamiento a la acción para lograr la salud para todos/as.

El personal sanitario es el pilar del sistema de prestación de atención sanitaria y social. Para lograr la salud para todos/as es necesario que exista el acceso universal a un personal de asistencia sanitaria y social motivado en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud ha señalado que habrá un déficit de 18 millones de trabajadores/as sanitarios/as y sociales para 2030 si no se adoptan medidas urgentes inmediatamente, lo cual impediría establecer la cobertura sanitaria universal, tal y como contempla la Agenda 2030.

Esto impulsó la creación de la Comisión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Empleo en el Ámbito de la Salud y el Crecimiento Económico, en la cual tuve el honor de representar a los/las trabajadores/as y los servicios públicos. La Comisión de Alto Nivel formuló recomendaciones de amplio alcance. Han sido adoptadas como el programa “Trabajar en pro de la salud”, establecido por la 70a Asamblea Mundial de la Salud el año pasado.

El programa tiene como objetivo ampliar tanto cuantitativa como cualitativamente la fuerza de trabajo de la salud y la asistencia social. No basta con tener más trabajadores/as sanitarios/as; se debería instaurar de forma generalizada el trabajo decente. Las condiciones de empleo de todo el personal sanitario deberían contribuir a que esté motivado y desee continuar trabajando en el sector.

Muchos/as trabajadores/as de servicios de salud y sociales han abandonado el sector para buscar empleo en otros campos de trabajo. Su moral se ha visto afectada por los salarios bajos por un lado y por el exceso de trabajo por otro. Decenas de miles de trabajadores/as sanitarios/as y sociales sufren agotamiento profesional cada año porque la mayoría de los gobiernos parecen ajenos a la necesidad de establecer una dotación de personal segura y efectiva en el sector de la salud.

La Organización Internacional del Trabajo también ha decidido promover el trabajo decente en el sector de la salud. En su reunión celebrada en noviembre del año pasado, el Consejo de Administración de la OIT apoyó las conclusiones de la Reunión tripartita sobre la mejora del empleo y las condiciones de trabajo en el ámbito de los servicios de salud celebrada en el segundo trimestre de 2017.

Necesitamos que todo el mundo ponga su granito de arena para garantizar el trabajo decente para el personal sanitario. Los gobiernos nacionales y todas las partes interesadas pertinentes deben priorizar el fortalecimiento del sistema de salud, en particular mediante una fuerza de trabajo con la remuneración y las calificaciones adecuadas. Esto solo se puede lograr completamente con un sistema de salud pública sólido.

La prestación privada de servicios de salud, incluido a través de asociaciones público-privadas (APP), implica la comercialización de estos servicios, así como del trabajo de los/las trabajadores/as sanitarios/as que los prestan. Las personas que necesitan más los servicios sanitarios y de salud son las que sufren a raíz de la comercialización de la salud.

Un ejemplo preocupante reciente es el informe elaborado a raíz de un estudio de residencias y centros de asistencia para ancianos en el Reino Unido realizado por University College London. En 91 de las 92 residencias incluidas en la muestra de población, el abuso y la desatención eran generalizados. El motivo principal era que los establecimientos, administrados por proveedores privados en forma de APP, no contaban con suficiente personal y los/las cuidadores/as sufrían evidentemente desgaste laboral. 

No podemos permitir que continúe una situación tan despreciable. Nuestra salud no está en venta y las personas deben estar por encima del lucro. La ISP dejó claro en la reunión paralela que organizó durante el 4o Foro Mundial sobre Recursos Humanos para la Salud en Dublín en noviembre que “para lograr la cobertura sanitaria universal es necesario que las personas sean un elemento central de la necesaria renovación de los sistemas de salud para el porvenir”.

La ISP continúa comprometida con la salud para todos/as. Instamos a los gobiernos de todo el mundo a colaborar más estrechamente con los sindicatos del sector de la salud como interlocutores sociales e invertir en la mejora de las condiciones de empleo y de trabajo del personal sanitario para hacer realidad la cobertura sanitaria universal.

Este artículo es un extracto del boletín Derecho a la Salud – número 4 (Abril-Mayo de 2018). Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”. Envíenos sus artículos.

 

Ver también