We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La lucha contra el cólera en Kenia

24 Septiembre 2017
Young girl at a water fountain
Ha surgido un nuevo brote de cólera en Kenia que afectó a 146 personas que participaban en una conferencia internacional en el mes de junio y a otras 146 en la Feria China de Comercio Justo en julio. La epidemia actual se inició el 10 de octubre de 2016 en el condado de Tana, aunque se había logrado controlarla a finales del primer trimestre de 2017.

La escasa preocupación por parte del gobierno y su falta de apoyo a la colaboración y cooperación con los sindicatos y las comunidades hicieron retroceder los logros obtenidos anteriormente gracias a la ayuda de la Organización Mundial de la Salud. El brote, que ha acabado con la vida de al menos 14 personas, se ha propagado ahora a 12 condados del país, siendo Nairobi su epicentro. Según se informa, los casos registrados, que incluyen fallecimientos, han afectado a la población en general, así como a los campos de refugiados, siendo el campo de Dadaab, que alberga a 245.126 refugiados, el más afectado.

El cólera es una enfermedad diarreica aguda que puede ser mortal en cuestión de horas si no se recibe tratamiento. Kenia tiene un historial de epidemias anuales, que llegan a su punto de máxima intensidad aproximadamente cada cinco años. El cólera está asociado al empobrecimiento de la población y a una consecuente generalización de los determinantes socio-económicos desfavorables para la salud.

El escaso acceso al agua potable, el saneamiento deficiente y los espacios habitables abarrotados han influido negativamente en la aparición recurrente del cólera en el país. La negación, la mala preparación y la falta de una estrategia de respuesta ante las emergencias médicas podrían haber contribuido a la muerte de varias personas que contrajeron la enfermedad durante este brote que se ha extendido de manera alarmante.

La elevada tasa de incidencia también va acompañada de la exacerbación del temor con respecto a la resistencia de los antibióticos. Un estudio reciente realizado en el país pone de manifiesto que la bacteria vibrio cholerae que provoca el cólera se ha vuelto resistente a algunos antibióticos que se requieren para tratar la enfermedad con eficacia. Si bien existen pruebas de que todavía puede tratarse adecuadamente con el medicamento doxycycline, la prevención y la preparación para afrontar las crisis deben ser objeto de atención urgente por parte de gobierno keniano para romper el círculo vicioso de la epidemia del cólera en el país.

Esto requiere un planteamiento multisectorial, basado en el enfoque “La salud en todas las políticas”. Si bien es importante, por ejemplo, fomentar la higiene en general, las viviendas insalubres y abarrotadas siguen siendo un posible lugar de anidación de la bacteria del cólera. Según la nota descriptiva de la OMS, cada año hay en el mundo entre 1,3 y 4 millones de casos de cólera, y entre 21 000 y 143 000 defunciones por esta causa. Facilitar el acceso al agua limpia para todos, a un alojamiento digno y al saneamiento permitiría reducir drásticamente estas cifras.

En Kenia, el 37% de la población depende todavía de fuentes de agua no mejorada, como estanques, pozos de escasa profundidad y ríos, mientras que el 70% utiliza soluciones de saneamiento no mejoradas. Existe la urgente necesidad de que se realicen inversiones públicas de gran alcance en estos determinantes sociales para poner freno a los brotes del cólera y salvaguardar el derecho de los kenianos pobres a gozar de una buena salud.

El gobierno debe también fomentar un espíritu de colaboración y cooperación con el personal médico, el cual es fundamental para las intervenciones de salud pública destinadas a poner fin al brote de la enfermedad. Hasta el momento ha tratado a los trabajadores de salud con desdén, al no respetar reiteradamente los convenios colectivos, al mismo tiempo que ignoraba las acciones laborales emprendidas por los trabajadores con respecto a las controversias relacionadas con la reivindicación de sus derechos, siendo éstas consecuencia del desprecio por parte del gobierno hacia el diálogo social.

El desdén del gobierno por el diálogo social ya era visible en su actitud con los médicos durante la huelga de 100 días que éstos llevaron a cabo a principios de año para que se respetara el convenio colectivo de 2013. Se está produciendo una situación similar con respecto a la huelga general en curso del sindicato nacional de enfermeras de Kenia por un conflicto relativo al respeto de sus derechos. Pero erradicar el cólera en Kenia y hacer realidad el objetivo de la atención médica universal requiere que todas las partes interesadas tomen medidas en un clima de respeto mutuo y sinceridad, resguardado en los procesos y mecanismos del diálogo social.

Ver también