La asombrosa hipocresía de EDF: en plenas conversaciones internacionales sobre responsabilidad social corporativa, su filial belga despide ilegalmente a trabajadores

04 Julio 2017
El 29 de junio, 14 trabajadores y trabajadoras de EDF Luminus fueron despedidos fulminantemente, sin notificación previa, sin mediar consulta ni negociación (uno de ellos, de baja por enfermedad, fue despedido a través de SMS) y en aparente violación de varias leyes y normas sectoriales y nacionales.

La empresa se justifica diciendo que ¡trataba de impedir la bancarrota de Luminus!, la filial belga de EDF, que tiene una plantilla de 1600 personas. ¿Por qué despidió a 14? Porque si despedía a 15, habría tenido que atenerse una normativa más estricta de la legislación belga.

Con sorprendente hipocresía, ese mismo día, directivos de EDF se sentaban con representantes de los trabajadores de todo el mundo en su sede mundial de París, para discutir el funcionamiento del Acuerdo de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

David Boys, secretario general adjunto de la ISP, afirma:

“La responsabilidad social corporativa no es un simple logo que se adhiere a la marca para hacerla más atractiva a inversores y clientes, muchos de los cuales son gobiernos. La RSC es un conjunto de principios y prácticas que deben ser respetados e implementados, en los buenos y en los malos momentos. Nos tomamos esta violación muy en serio y prepararemos a los sindicatos de todo el mundo para resistir cualquier actuación similar de la gerencia de EDF”.

Los representantes de los trabajadores y trabajadoras reunidos en París presentaron la siguiente declaración:

Este jueves, 29 de junio de 2017, la gerencia de EDF Luminus, filial belga del grupo EDF, adoptó la agresiva decisión de despedir a 14 personas, contraviniendo las leyes belgas.

En total contradicción con las normas vigentes en el sector del gas y la electricidad de Bélgica, la compañía despidió fulminantemente a estos trabajadores, alguno de ellos a través de mensaje de texto, sin mediar ningún tipo de negociación con sus representantes sindicales.

Los miembros del Comité Mundial para el Diálogo sobre la Responsabilidad Social (CDRS), representantes de los trabajadores y trabajadoras del grupo EDF, reunidos en sesión plenaria, rechazan firmemente estas prácticas vergonzosas e inaceptables y se niegan a permitir que se extiendan al resto del personal.

El hecho de que en el momento mismo en que la Dirección de Recursos Humanos del grupo EDF planteaba la problemática belga ante el CDRS, en Bruselas se estaba adoptando la decisión, subraya el cinismo de las actuaciones del grupo EDF.

Aunque EDF se camufla tras proclamas de responsabilidad social, el CDRS constata que la cúpula directiva del grupo respaldó estas medidas.

La gerencia de EDF ha roto de forma vergonzosa sus propias normas éticas y ha demostrado que el Acuerdo sobre Responsabilidad Social del Grupo EDF vale menos que un trapo viejo.

 

Ver también