Influir en la política de las Naciones Unidas sobre el empleo en el ámbito de la salud

25 Marzo 2016
Photo: Co-chairs of the UN  High-Level Commission on Health Employment and Economic Growth - Copyright Laurent Cipriani
La ISP presentó sus argumentos ante la Comisión de Alto Nivel de la ONU sobre el empleo en el ámbito de la salud y el crecimiento económico, reunida en Lyon (Francia) el 23 de marzo. La ISP afirmó que el gasto público en salud pública es una obligación de los gobiernos, que deben garantizar el acceso universal a la atención sanitaria y, además, una inversión en desarrollo económico.

La Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, miembro de esta Comisión de la ONU, dijo que “las trágicas consecuencias de no haber invertido en el sistema sanitario público en los países de África occidental afectados por el Ébola, nos recuerdan que los niveles de gasto y la prestación de los servicios influyen en los resultados sanitarios. La prestación pública es más eficiente y ofrece mejores resultados en el ámbito de la salud”.

La Comisión está copresidida por Francois Hollande, Presidente de Francia, y Jacob Zuma, Presidente de Sudáfrica, que agradecieron las contribuciones de la ISP. Las Vicepresidencias de la Comisión las ocupan representantes de la OIT, la OMS y la OCDE.

Daniel Bertossa, Director de Políticas y Gobernanza de la ISP, subrayó ante la Comisión que “no se alcanzarán los objetivos de la ONU sin una mayor inversión pública. Necesitamos más trabajadores y trabajadoras de atención sanitaria, mejor capacitados y que reciban más apoyo, para poder ofrecer resultados sanitarios a quienes lo necesitan. Las inversiones en el sector público podrían aumentar inmensamente si los 30 billones de USD que se estima se mantienen en los paraísos fiscales pagaran impuestos, que se podrían invertir en los sistemas públicos de atención sanitaria universal”.

La ISP recordó también a la Comisión que se deben respetar los derechos sindicales del personal sanitario; se les debe dar la oportunidad de negociar colectivamente y de mantener un diálogo social. El empleo decente para el personal sanitario implica ofrecerles un salario digno que les permita vivir, protegerles de la violencia en el trabajo y de las enfermedades transmisibles, darles acceso a la educación y la formación continuas, poder disfrutar de descansos suficientes y de turnos de trabajo con una duración segura. La ISP planteó, también, el complejo problema de la migración de los trabajadores y trabajadoras de la salud y de la fuga de profesionales del mundo en desarrollo.

La ISP está convencida de que todas estas cuestiones dependen de decisiones políticas, que deberán adoptarse si realmente queremos materializar los encomiables objetivos de desarrollo sostenible.

La misión principal de la Comisión consiste en proponer acciones a los Estados miembros en el ámbito del personal de atención sanitaria, que contribuyan a un crecimiento económico mundial inclusivo, a la creación de empleos decentes y a garantizar una vida saludable y el bienestar de todos y de todas, a todas las edades. La Comisión hizo constar el papel decisivo de las mujeres en la prestación de atención sanitaria y la necesidad de 40 millones de nuevos empleos en el sector de la salud de aquí a 2030, sobre todo para responder a la carencia de 18 millones de trabajadores y trabajadoras sanitarios que la OMS prevé en el mundo en desarrollo en 2030.

Descargar en PDF la presentación de la ISP en inglés - francésespañol

Ver también:

Ver también