We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Enfermeras de la India protestan por el deterioro de sus condiciones laborales

20 Septiembre 2016
Desde hace más de nueve meses, la federación nacional de enfermeras de la India All India Government Nurses Federation (AIGNF), está librando una batalla frontal con el gobierno federal por sus salarios y condiciones laborales en los centros públicos. Reivindican una mejora de su salario básico, cuya corrección lleva pendiente desde 1996, con la Quinta Comisión Salarial Central (CPC).

Las últimas movilizaciones de las enfermeras coincidieron con la huelga general nacional del 2 de septiembre, convocada por las principales confederaciones sindicales para protestar contra las políticas antilaborales del gobierno de la Alianza Democrática Nacional (NDA). A los sindicatos no les quedó más opción que convocar la huelga, ante el enésimo incumplimiento del gobierno de su promesa de abordar las reivindicaciones planteadas. En lugar de reconocer el apoyo generalizado que tienen las demandas de la AIGNF, el gobierno de Delhi procedió a aplicar la controvertida y retrógrada Ley de Mantenimiento de los Servicios Esenciales y arrestó a más de 300 enfermeras, que permanecieron detenidas en la comisaría de Parliament Street de Nueva Delhi, hasta bien entrada la noche. Ante la contundencia de esta respuesta, la AIGNF hizo otra demostración de su fuerza y congregó, el 3 de septiembre, a 8000 enfermeras en Jantar Mantar, obligando al Ministro de Sanidad, Prakash Nadda, a reunirse con dirigentes de la AIGNF.

De acuerdo con una encuesta realizada en 2008, en la India trabajan más de 1.6 millones de enfermeras. Aunque las condiciones laborales en el sector privado son conocidas por ser pésimas, la situación en el sector público se está deteriorando. La última tendencia en el sector es el empleo a través de contratatistas y agencias de colocación. La National Rural Health Mission se encarga de emplear a enfermeras en régimen contractual, con salarios de entre 5,000 y 11,000 rupias, inferiores a los del sector privado. Enfermeras con la misma capacitación, la misma descripción del puesto de trabajo y que trabajan en el mismo hospital reciben salarios distintos, dependiendo de si están contratadas directamente o indirectamente. La diferencia suele ser que un tercio del salario obligatorio del Estado lo paga el trabajador contratista.

A pesar del éxito cosechado por el ‘permiso ocasional masivo’, a mediados de febrero, que logró una primera reunión con el Ministro de Sanidad, en la que este reiteró su promesa de abordar los problemas, el gobierno no ha dado la respuesta adecuada.

La ISP defiende que la mejor forma de ofrecer los servicios de salud es a través del sistema sanitario financiado y con personal público. No existen fórmulas mágicas, hay que ofrecer una remuneración y unas condiciones laborales adecuadas al personal sanitario para poder contar con unos servicios de salud de calidad.

La ISP expresa su solidaridad con las legítimas reivindicaciones de la AIGNF y de otros sindicatos representantes de los trabajadores y trabajadoras de la sanidad, que están luchando por su derecho a unas condiciones laborales dignas; y felicita el personal de los servicios públicos por el compromiso que están demostrando para ofrecer una sanidad de calidad a las poblaciones a las que sirven.

Ver también