We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

El NHS está en crisis – y es un desastre provocado por las decisiones del propio gobierno

29 Marzo 2017
Miembros de UNISON en la manifestación nacional del 4 de marzo. Fotografía: UNISON
En mayo de 2015 el gobierno conservador del Reino Unido fue elegido después de haber prometido financiar adecuadamente el Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés). Desde entonces, los ministros han repetido –una y otra vez– que se destina dinero suficiente a nuestro sistema de salud.

En mayo de 2015 el gobierno conservador del Reino Unido fue elegido después de haber prometido financiar adecuadamente el SNS. Desde entonces, los ministros han repetido –una y otra vez– que se destina dinero suficiente a nuestro sistema de salud.

Con casi medio millón de miembros en el ámbito de la atención sanitaria, sabemos que esto simplemente no es cierto y empiezan a aparecer las primeras grietas en la fachada.

Recientemente, se reveló que este invierno nueve de cada diez hospitales habían tenido que hacer frente a problemas de hacinamiento –una señal de fuego infalible de que la insuficiente financiación del gobierno está empezando a afectar al cuidado de los pacientes. Los tiempos de espera están aumentando. Y hay un déficit de tesorería generalizado que obliga a tomar decisiones difíciles con respecto al personal en todo el país. Mientras tanto, el número de solicitantes de cursos de enfermería ha experimentado una drástica caída tras la supresión de la beca del SNS, lo que dará lugar a más problemas a largo plazo y exacerbará la ya de por sí grave escasez de personal de enfermería.

La presión a la que está sometido el SNS es aún mayor porque la atención social –que ha sido objeto de recortes en términos reales por parte del gobierno desde 2010– se está derrumbando por el peso de una población que envejece y de una escasez de recursos.

Esta situación tiene un impacto sobre el SNS, ya que hay cada vez más pacientes ancianos atrapados en las salas de los hospitales porque no pueden ser atendidos en otros lugares.

Y, por supuesto, está el pernicioso y perjudicial límite salarial, que mantiene los salarios de los trabajadores de salud a la baja y perjudica la moral y la contratación al mismo tiempo.

El término crisis suele usarse de forma excesiva, pero describe de una manera perfectamente razonable la situación de nuestro Sistema Nacional de Salud en 2017. Este contexto era totalmente previsible –es un desastre provocado por las decisiones del propio gobierno. Y a continuación, por si fuera poco, según algunos informes, las modificaciones en las tasas comerciales podrían costar 600 millones de libras esterlinas al SNS, ya que los “me gusta” de Amazon permiten ahorrar dinero. En un momento en que nuestro SNS necesita realmente ayuda y recursos, el gobierno está ofreciendo discretos recortes a los presupuestos.

Éstas son solo algunas de las razones por las que las sucursales de UNISON de todo el Reino Unido participaron activamente en la manifestación nacional en defensa del SNS, que tuvo lugar el 4 de marzo en Londres –para oponerse a la privatización y a los recortes en nuestro sistema sanitario y luchar por salvarlo para las futuras generaciones que lo necesitarán tanto como lo necesitamos nosotros.

Este artículo es un extracto del boletín “Derecho a la Salud – número 01/2017”. Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”.

Envíenos sus artículos.

Ver también