We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La respuesta de la UE a la crisis de los refugiados es sumamente decepcionante - ISP y FSESP

22 Septiembre 2015
“Expresamos nuestra profunda decepción por el fracaso de la Unión Europea a la hora de encontrar una solución humanitaria y duradera a la crisis de los refugiados en Europa”.

Así es como la Internacional de Servicios Públicos (ISP), la federación mundial de sindicatos que representa a 20 millones de trabajadores y trabajadoras de los servicios públicos, junto con su federación hermana, la Federación Sindical Europea de Servicios Públicos (FSESP), comentó el resultado de la reunión extraordinaria del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior de la UE que tuvo lugar el 14 de septiembre en Bruselas.

“Es sumamente decepcionante y preocupante ver que los países de la UE renuncian a sus obligaciones humanitarias y de defensa de los derechos humanos de proporcionar protección a los refugiados”, dijo Rosa Pavanelli, Secretaria General de la Internacional de Servicios Públicos. Desde el comienzo de la crisis de los refugiados, hemos reclamado la suspensión de las normas de Dublín con el fin de permitir el tránsito seguro de los refugiados y aliviar la injusta e impracticable situación actual en los países fronterizos. Instamos a un reparto equitativo de la reubicación de los refugiados en los países de la UE y a una dotación adecuada de recursos públicos y de personal bien formado para los servicios destinados a atender a los solicitantes de asilo y a los refugiados. En lugar de ello, lo que vimos como resultado de las negociaciones de emergencia fue un refuerzo adicional de la “fortaleza europea” y la transferencia de las responsabilidades de Europa a países terceros con la introducción de campos de refugiados en África y otros lugares”, destacó Pavanelli.

En los dos últimos días se han restablecido los controles fronterizos en Alemania, Eslovaquia, Austria y Hungría. Según los informes de los medios de comunicación, la policía húngara ha detenido y encarcelado a casi 10.000 personas que intentaban desesperadamente cruzar la frontera hacia Hungría desde Serbia. Se están desplegando las fuerzas militares y se están reforzando las fronteras con alambradas de púas para evitar que las personas y las familias con niños crucen la frontera.

“Lo que está haciendo el gobierno húngaro es criminal. Esto es escandaloso e inaceptable para Europa. Estas acciones amenazan los valores europeos fundamentales y contradicen nuestras obligaciones contraídas en materia de derecho internacional relativo a los refugiados”, dice Pavanelli.

La ISP y la FSESP enviaron una declaración a los líderes de la UE y de los Balcanes Occidentales para exigir la solidaridad, la dignidad y la coherencia de Europa en la crisis de los refugiados.

“Los trabajadores de los servicios públicos se encuentran en la primera línea para acoger a los solicitantes de asilo y refugiados y para proporcionarles asistencia médica, alojamiento y servicios sociales de emergencia”, dice Pavanelli. “Junto con las autoridades locales y la sociedad civil, seguimos manifestando nuestra humanidad y solidaridad con nuestros congéneres que huyen del peligro y la persecución”, añade.

“Cada día que pasa, hay más personas expuestas al peligro y al dolor”, dice Jan Willem Goudriaan, Secretario General de la FSESP. “La ISP y la FSESP esperan una acción firme por parte del Consejo de Ministros en la próxima reunión prevista para los días 8 y 9 octubre. ¡Exigimos que hagan de Europa un refugio seguro para los refugiados, ahora!"

El comunicado de prensa está disponible en: Español - Français - English - Deutsch - Svenska - 日本語 - русский

Ver también