13 de octubre - Día Internacional para la Prevención de Desastres

18 Octubre 2018

En el Día Internacional de las Naciones Unidas para la Prevención de Desastres, la ISP lanza un llamado a las Naciones Unidas para que se centre en los trabajadores de emergencias públicas y advierte del creciente caos climático.

El 13 de octubre, la ISP homenajea a los trabajadores de primera intervención y a los de primera línea que tanto dan para ayudar a los demás. Estos hombres y mujeres bomberos, técnicos médicos de emergencia, trabajadores de la salud y una variedad de profesionales pasan incontables horas entrenando y preparándose para proteger a nuestras comunidades, para salvar a la gente y reducir su sufrimiento. Gracias a su compromiso, los trabajadores y las trabajadoras de emergencia se ponen en peligro, dejan a sus familias para acudir a trabajar en las condiciones más peligrosas imaginables.

Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP, afirma: "El sistema de las Naciones Unidas tiene razón al centrarse en la reducción de la exposición a los desastres. Estos desastres pueden acabar con años de trabajo de desarrollo, pueden destruir y empobrecer a familias y comunidades. La mayoría de los países necesita más inversiones en prevención y en asegurar que los trabajadores y las trabajadoras de emergencia cuenten con las herramientas y la capacitación necesarias para realizar su trabajo. Por lo tanto, alentamos a todos los gobiernos a que reconozcan los riesgos que asume el personal de emergencia".

Pero hay otro punto en el que debemos insistir: la respuesta a las emergencias o a los desastres la llevan a cabo en gran medida trabajadores de los servicios públicos, sin embargo, la comunidad internacional presta atención casi exclusivamente a los voluntarios.

"Esta es una anomalía que debe ser corregida si queremos mejorar la capacidad local de reducir la exposición a los desastres. En este sentido, llamamos la atención sobre las Directrices de la OIT sobre el trabajo decente en los servicios públicos de urgencia, que pueden proporcionar una valiosa orientación a los responsables de la formulación de políticas".

Sólo en 2018, basta con observar la serie de desastres en los que se llamó a los trabajadores de los servicios de emergencia para salvar a las personas y proteger a las comunidades. Lamentablemente, la lista no es exhaustiva y no incluye los conflictos:

  • Incendios forestales en Grecia, Suecia, Portugal, EE.UU., Canadá, etc.
  • Sequía: Ciudad el Cabo, Sudáfrica, es la más visible, pero muchas regiones se ven afectadas, entre ellas, Australia.
  • Inundaciones, aludes de lodo: Japón, estado de Kerala, India
  • Huracanes, ciclones : Florence y Michael en los Estados Unidos; Mangkhut en Filipinas; ciclón Josie Fiji
  • Terremotos (tsunamis, aludes de lodo, licuefacción de suelo, etc.) Indonesia (dos veces); Papua Nueva Guinea; Hualien Taiwán
  • Volcán : Monte Fuego Guatemala

Caos climático

Esta misma semana, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU presentó un informe especial sobre el estado del calentamiento global. Este informe dice que no debemos superar el límite de 1,5°C establecido en París y advierte que un aumento de 2°C tendrá consecuencias nefastas, peores de lo previsto hace unos años.

El informe especial del IPCC sobre el calentamiento global merece un examen más profundo, ya que, independientemente de las medidas que adopten los Gobiernos, nuestras comunidades deben adaptarse a los fenómenos meteorológicos más extremos. Esto significa que debemos prepararnos para más desastres, formar y desplegar a más trabajadores de emergencia.

Pavanelli insiste en recordar que "lamentablemente, estamos viendo ataques contra los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, y contra los derechos de los activistas comunitarios. En el Reino Unido, los manifestantes fueron encarcelados por oponerse al fracking de gas esquisto; en Alemania, los manifestantes bloquearon las propuestas para extraer carbón en el bosque de Hamback. En todo el mundo, los que se interponen en el camino de los beneficios corporativos son criminalizados y víctimas de la represión. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de desentrañar los vínculos entre los beneficios empresariales, el caos climático y las emergencias y los desastres".

Ver también