We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Todos los caminos llevan a la cobertura sanitaria universal

18 Septiembre 2017
Dr Tedros Adhanom Ghebreyesus
El Dr. Tedros Adhanom asumió el 1 de julio de 2017 el cargo de 9° Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde su creación en 1948. Ha dado su palabra de que se inicia una nueva era para la organización con respecto a su función crucial de coordinar y dirigir la política sanitaria internacional. Y la máxima prioridad de esta era será garantizar que todos los caminos lleven a la cobertura sanitaria universal.

Este renovado compromiso de la OMS con la incesante búsqueda de la salud para todos fue adquirido por el Dr. Tedros en la revista TheLancet Global Health apenas dos semanas después de haber tomado posesión de su cargo. Tras recalcar que el acceso universal a la salud es un derecho humano fundamental, lamenta el hecho de que 400 millones de personas todavía no tengan acceso a los servicios básicosde atención a la salud y que el 40% de la población mundial carezca de protección social.

Sin perder de vista que la cuestión clave de la cobertura sanitaria universal es una cuestión ética, la definió correctamente cuando dijo:

“La cobertura sanitaria universal es, en última instancia, una decisión política. Es la responsabilidad de cada país y gobierno nacional proporcionarla”.

Es bastante previsible que prácticamente todos los funcionarios de todos los países dirían inequívocamente “no” en respuesta a preguntas de carácter ético tales como: “¿Queremos que nuestros conciudadanos mueran por ser pobres? ¿O que millones de familias se empobrezcan a causa de los catastróficos costes del cuidado de la salud porque carecen de protección contra los riesgos financieros?”.

Sin embargo, el consenso formal de hacer todos los esfuerzos necesarios para lograr la cobertura sanitaria universal, tal como se enuncia en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3.8, debe estar respaldado por un apoyo inequívoco a la prestación pública de asistencia sanitaria. Esto requiere revertir el consenso neoliberal que promueve la supremacía de la obtención de beneficios a través de mecanismos tales como las asociaciones público-privadas (APP), las Iniciativas de Financiación Privada (IFP), la subcontratación de los servicios de salud, los acuerdos de libre comercio y los mega-beneficios de las grandes empresas, especialmente de los sectores de la industria farmacéutica y los seguros.

Como señala el Director General de la OMS, “la cobertura sanitaria universal incluye no solo la atención médica, sino también la promoción y la prevención de la salud, y un planteamiento más amplio de la salud pública”. En un mundo donde 1.000 millones de personas viven en la pobreza y no tienen acceso al agua potable y en el que 2.600 millones de personas no tienen acceso al saneamiento, también incluye la adopción de medidas decisivas para abordar los determinantes sociales de la salud.  

Los sindicatos y el movimiento más amplio de la sociedad civil no deben cesar su cabildeo para garantizar que los gobiernos estén plenamente implicados en los numerosos caminos que la OMS emprenderá para lograr la cobertura sanitaria universal. Tenemos que movilizarnos en torno a un programa popular que anteponga a las personas por encima del lucro y envíe un mensaje claro de que “nuestra salud no está en venta”.

El derecho humano a la salud es una realidad que podemos ganar y vamos a ganar, pero debe ir necesariamente acompañado de la derrota tanto del paradigma neoliberal como modelo para el desarrollo como del predominio del afán de lucro en el sector de la salud. Este es el camino a seguir para lograr un futuro mejor con una salud pública para todos.

 

Ver también