We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

¿Qué está en juego en la 70.a Asamblea Mundial de la Salud?

12 Junio 2017
Dr Tedros Adhanom Ghebreyesus
AL CIERRE: Al cierre de este número, la Asamblea Mundial de la Salud eligió al Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus como nuevo Director General de la Organización Mundial de la Salud. El Dr. Ghebreyesus, propuesto como candidato por el Gobierno de Etiopía, había sido anteriormente Ministro de la Salud de su país (2005 – 2012) y Ministro de Asuntos Exteriores (2012 – 2016). Asumirá su cargo el 1 de julio de 2017 como sucesor de la Dra. Margaret Chan. Esta es la primera vez que la Asamblea Mundial de la Salud elige directamente al Director General de la OMS. La ISP felicitó al Dr. Ghebreyesus. Esperamos que aporte su liderazgo en un esfuerzo concertado por lograr la salud para todos.

Aunque en apariencia la actividad de los pasillos de la principal organización de la salud a nivel mundial parece la cotidiana, elaborar normas mundiales y coordinar asuntos internacionales relativos a la salud, nada más lejos de la realidad. La OMS se enfrenta a numerosos desafíos fundamentales que amenazan los mismísimos cimientos y principios fundacionales de la organización. La legitimidad de la OMS en asuntos internacionales relativos a la salud se ha visto comprometida por sus reiterados fracasos en conseguir el cumplimiento de las resoluciones adoptadas por la AMS anual. A estas deficiencias se suma la crisis de financiación de la OMS, que impide que la organización lleve a cabo sus actividades normativas.

Evidentemente, el nuevo Director General tendrá que hacerle frente a una serie de obstáculos y este es el trasfondo de la 70.a AMS que arranca el 22 de mayo de 2017 en Ginebra. A continuación, resaltamos varios de los principales temas del programa que se abordarán en la Asamblea.

La OMS se enfrenta a una falta de financiación en el presente bienio (unos 400 millones de dólares) y una de las alternativas que se plantean es la retirada de personal (en los seis meses restantes) para garantizar que la OMS no acaba con una deuda operativa al final del bienio. La congelación de las contribuciones asignadas por parte de los estados miembros está obligando a la OMS a ajustar su presupuesto según las preferencias de los contribuyentes. Probablemente se ponga sobre la mesa una propuesta de la secretaría de la OMS en la que se pedirá un aumento del 10% de las cuotas de los países. Es vital para la supervivencia de la OMS como organización independiente que define normas que se impulse esta discusión para desbloquear la congelación de las contribuciones de los países.

La 69.a AMS había pedido que la Directora General informara a la 70.a AMS del progreso realizado y de la experiencia adquirida en el establecimiento y la entrada en funcionamiento del Programa de Emergencias Sanitarias, creado tras la epidemia de Ébola de 2014. Se ha observado algún avance a través de la creación de un Comité Consultivo de Control y Supervisión de Emergencias y el inicio de discusiones sobre un plan de preparación de investigación y desarrollo. Sin embargo, la necesidad de una financiación apropiada del Programa de Emergencias en particular se debe tratar, sobre todo a la luz de la grave escasez de fondo prevista para el programa.

La Asamblea tratará los avances realizados en la aplicación del plan de acción mundial sobre resistencia a los antimicrobianos (RAM), aprobado por la AMS en 2015. Hay una gran preocupación por la falta de progreso en el marco de desarrollo global y de administración para contrarrestar la RAM. La dirección de la investigación debe implicar a la OMS, a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La investigación se debería apoyar con planes nacionales pero el desarrollo de un amplio programa de investigación es un proyecto mundial y esta es una de las funciones del marco de desarrollo global y de administración propuesto.

Tras la epidemia de Ébola, la atención se ha centrado en el cumplimiento del Reglamento Sanitario Internacional (RSI), tema que se abordará en la AMS. El RSI se creó como un instrumento de fomento de las acciones de solidaridad entre países en el curso de la promoción de la salud mundial. En la actualidad, vemos el fomento de un enfoque de seguridad del RSI diseñado para proteger a los países más ricos de las potenciales amenazas procedentes de países más vulnerables ante las epidemias. Ejercer presión sobre los países en desarrollo para que cumplan sus obligaciones sin crear las condiciones que les permitan invertir en sistemas de salud es contrario a la finalidad última del RSI.

La Asamblea debatirá sobre el tema “Recursos humanos en el sector de la acción y aplicación de las decisiones de la Comisión de alto nivel sobre el Empleo en la Salud y el Crecimiento Económico de las Naciones Unidas”. Por desgracia, las discusiones anteriores sobre esta cuestión pusieron de manifiesto los vínculos entre el empleo en el sector de la salud y los sistemas de salud desde una perspectiva de "inversión" más que con vistas a promover la atención en salud como un derecho humano fundamental. Es necesario hablar de la creación de mecanismos de gobernanza y financiación continua mediante acuerdos bilaterales que incorporen el reparto de costes, mecanismos de reembolso de los países de origen (de los trabajos en la salud), así como medidas fiscales progresivas. Esto requiere que se vuelva a examinar el Código de prácticas de la OMS sobre contratación internacional de personal de salud y que se refuercen los sistemas de salud pública en los países de origen.

También está previsto debatir sobre los diferentes aspectos relacionados con el acceso a los medicamentos. Serían de interés los debates sobre el informe del Panel de Alto Nivel de la ONU sobre sobre el Acceso a los Medicamentos. No fue posible debatir sobre este tema en la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS de enero, al parecer ante las presiones de algunos países del norte. Los países en desarrollo tendrán que exigir debates sobre los obstáculos al uso completo de las flexibilidades de los ADPIC en muchos acuerdos bilaterales y regionales de comercio e inversión. Otro aspecto importante sería retomar los debates sobre un tratado de I+D mundial que desvincule el coste de descubrimiento de nuevos fármacos del precio final de los medicamentos.

Por último, el orden del día de la AMS también incluirá las reformas en la gobernanza de la OMS incluido el progreso en el Marco para la colaboración con agentes no estatales de la OMS (FENSA). Se observa un impulso continuado a cierta visión de reforma que alinea a la OMS con los intereses de los grandes contribuyentes, entre ellos gobiernos del norte y entidades filantrópicas privadas. El éxito (o el fracaso) de esta visión dependerá de la oposición que ejerzan los países con rentas media y baja.

Este artículo es un extracto del boletín “Derecho a la Salud – número 02/2017”. Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”. Envíenos sus artículos.

Ver también