We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

¡Nunca deben ser un objetivo!: La Internacional de Servicios Públicos (ISP) condena el asesinato de Saifura, una trabajadora sanitaria en Borno, Nigeria

21 Septiembre 2018
La ISP condena el asesinato por Boko Haram de Saifura Hussaini Ahmed Khorsa, una comadrona que trabajaba para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el estado de Borno, Nigeria.

Saifura, fue secuestrada en marzo por el grupo insurgente extremista junto a su colega, la comadrona Hauwa Mohammed Liman, del CICR, y la enfermera Alice Loksha, de UNICEF.

Reclamamos la liberación inmediata de Hauwa Liman y de Alice Loksha. El Gobierno Federal de Nigeria debe hacer todo cuanto esté en su mano para lograr la liberación inmediata de ambas trabajadoras de la salud.

¡Matar o secuestrar al personal sanitario que trabaja en zonas de conflicto es totalmente inaceptable!. Todas las partes deben respetar la seguridad de los trabajadores y las trabajadoras que prestan los tan necesarios servicios de emergencia. El personal sanitario¡nunca debe ser un objetivo!: #NotATarget.

Instamos a Boko Haram a dejar de disparar contra estos trabajadores inofensivos, que no hacen más que cuidar de las mujeres, los niños y los hombres pobres y vulnerables sin lugar adónde ir, incluso cuando se cierne sobre ellos un sangriento conflicto. Es sobre todo preocupante que el grupo dirija sus armas contra las mujeres. Hay que conseguir que Boko Haram abandone esta ofensiva. El Estado debe ofrecer garantías a las niñas y mujeres del noreste de Nigeria y empoderarlas a través del acceso a los servicios públicos...

La ISP expresa sus condolencias a los familiares de Saifura Khorsa. Deseamos que encuentren la fortaleza para soportar esta dolorosa pérdida. Asimismo, hacemos extensiva nuestra solidaridad al CICR. Seguiremos luchando por la seguridad y la protección del personal sanitario que trabaja en primera línea de guerra. Los sacrificios que hacen en cumplimiento de su deber merecen nuestro profundo respeto y atención. El derecho de todos los trabajadores y las trabajadoras a trabajar en condiciones de seguridad y dignidad debe ser protegido en todo momento.  Saifura era una entregada trabajadora que prestaba servicios a los más desvalidos, esenciales para la salud de las mujeres de esta comunidad desplazada.

El Gobierno Federal de Nigeria debe tomar medidas urgentes para llevar ante la justicia a los asesinos de Saifura. Necesitamos conseguir la liberación inmediata de Hauwa Liman y Alice Loksha y dedicar todos los esfuerzos para restaurar la paz y la seguridad humana en el noreste del país . La comunidad internacional debe, además, reimpulsar la hoja de ruta hacia la paz y el restablecimiento de los servicios sociales en la región.

Por ejemplo, desde que Trump llegó al poder, Estados Unidos retiró casi 200 millones de dólares en ayuda a Nigeria, de los cuales 150 millones iban destinados a la ayuda sanitaria. En 2017 se destinaron 446 millones de dólares a la salud y en 2019 se prevé que serán solo 294 millones de dólares. No se puede esperar que Nigeria, por sí sola, cargue con el peso de una crisis que no es sólo producto de conflictos locales.

Ver también