Los sindicatos tunecinos bloquean la privatización de la energía renovable

31 Enero 2014
Mansour Cherni, left, takes the floor
Los sindicatos del sector de la energía de Túnez han defendido con éxito la energía renovable pública y sustentable, y conseguido bloquear grandes proyectos de privatización.

Ante el aumento incesante del coste de la energía, el agotamiento inevitable de los recursos fósiles y un déficit energético en el país, los sindicatos tunecinos estudian minuciosamente la situación de la energía en Túnez y plantean soluciones.

La federación sindical tunecina de la ectricidad y del gas (UGTT), afiliada a la ISP, conforme a las decisiones adoptadas en el Congreso de la PSI, reconoce que el sistema energético mundial no es sustentable y está estudiando recursos energéticos alternativos, en concreto, las energías renovables.

A finales de 2013, el Ministerio de Industria y Energía tunecino elaboró un proyecto de ley sobre la producción de energías renovables en el país por compañías privadas.

El proyecto de ley fue presentado a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para su rápida adopción. Los sindicatos dirigieron una carta al presidente pidiéndole su paralización, argumentando que ningún interlocutor social había sido consultado en la elaboración del proyecto de ley. La ANC lo paralizó y la Comisión de la Energía invitó a los sindicatos, para escuchar su punto de vista.

El ministro invitó a los sindicatos a reunirse el 4 de enero con funcionarios del Ministerio y de la ANC. Los sindicatos pudieron utilizar los argumentos obtenidos a través de la ISP y de la PSIRU (por ejemplo, sobre las instituciones financieras internacionales y sus políticas problemáticas de privatización en el sector de la energía, incluidas las energías renovables). Distribuyeron a sus interlocutores documentos que relatan las experiencias en otros países y continentes, para evitar cometer los mismos errores.

Gracias al apoyo de varios diputados de la ANC, los sindicatos pudieron presentar sus argumentos y demostrar que Túnez no necesita estos megaproyectos energéticos. Luego de su presentación, el proyecto Tunur fue retirado y la compañía pública STEG permanecerá como eje central de todo el futuro desarrollo energético. Además se van a favorecer las energías renovables, desarrolladas y financiadas por el sector público.

Los sindicatos también insistieron en que las instituciones financieras internacionales deben dejar de masacrar al sector público con argumentos sin solidez. Subrayaron la necesidad de trabajar en los sectores de la energía en otros países de la región árabe, para ejercer más presión sobre las autoridades y presentar un frente común que permita explotar adecuadamente las energías renovables, por el bien del sector público y de la humanidad.

Informe de Mansour Cherni, coordinador de la ISP de los trabajadores y trabajadoras de la energía en la región de Oriente Medio y África del Norte

Ver también