Llevar agua potable a los refugiados sirios y a la comunidad local en el Líbano

29 Septiembre 2017
“Nosotros ya estuvimos en guerra en el Líbano, y sufrimos, por eso nos solidarizamos con los refugiados sirios que están padeciendo lo mismo”, explica Georges Moussa, Vicepresidente del Sindicato de Empleados de la Oficina de Aguas del Líbano del Norte (Syndicat des employés de l'Office des Eaux du Liban Nord).

Del 21 al 23 de septiembre, el Equipo de Comunicaciones de la ISP visitó el Líbano para realizar un video documental sobre la vida y la jornada laboral del personal del sector público en el sector del agua --que forma parte de la serie de videos de la ISP “One Day”--. El equipo filmó y realizó entrevistas en Trípoli, Kobayat y Wadi Khaled a varias personas que trabajan en el proyecto, apoyado por el sindicato, para suministrar agua potable a los refugiados y comunidades locales del norte del Líbano.

Debido a su proximidad con Siria y con algunos de los puntos calientes del conflicto sirio, como Homs, la localidad de Wadi Khaled, una de más pobres del Líbano, fue de las primeras en recibir refugiados sirios al principio de la crisis en este país.

El equipo de la ISP entrevistó a Norueddine Al Ahmad, Alcalde de Wadi Khaled, quien explicó que desde el estallido de la guerra civil siria, la población de la localidad, de unas 40.000 personas, se duplicó con la llegada de refugiados. Además, subrayó la carga inmensa que supone esta afluencia de personas para la población local, ya de por sí empobrecida.

El Equipo de Comunicaciones registró también el testimonio de dos refugiados que relataron las dificultades que padecieron al verse obligados a huir, con sus familias, del conflicto sirio. Su permanencia en el Líbano no siempre ha sido fácil. Estar inscritos como refugiados en el país no les da derecho a acceder al mercado laboral, por lo que la mayoría de los sirios, como les sucede a ellos, acaban trabajando en el sector informal, por no mencionar el enorme riesgo que corren muchos refugiados sirios de ser víctimas de abusos y explotación.

Proyecto de suministro público de agua

El sindicato afiliado a la ISP, Sindicato de Empleados de la Oficina de Aguas del Líbano del Norte (Syndicat des employés de l'Office des Eaux du Liban Nord), está apoyando un proyecto de suministro público de agua en Wadi Khaled, para llevar agua potable a los refugiados sirios y a la población local.

“Hasta ahora, el agua se suministra a la población local utilizando tanques y tractores. Pero este nuevo proyecto permitirá llevar el agua directamente a los hogares, a través de tuberías”, explica Georges Moussa, Vicepresidente del sindicato.

El conflicto abierto en Siria ha provocado una afluencia de 1,1 millones de refugiados sirios registrados en el Líbano, sin contar muchos más sirios que hay en el país sin registrar. Con una población de unos 4,5 millones, se estima que una de cada cuatro personas en el Líbano es un refugiado sirio.

La ola de desplazamientos al Líbano ha añadido una enorme tensión a un sistema ya desbordado, provocando intensas presiones a la población siria y libanesa. A pesar de ello, sus relaciones se mantienen en general positivas.

“Nosotros ya estuvimos en guerra en el Líbano, y sufrimos, por eso nos solidarizamos con los refugiados sirios que están padeciendo lo mismo”, explica Georges Moussa.

Ver también