We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La Reunión Tripartita de Expertos de la OIT adopta los principios generales y las directrices operacionales sobre contratación

13 Septiembre 2016
La Reunión Tripartita de Expertos de la OIT para elaborar orientaciones sobre las condiciones equitativas de contratación, celebrada del 5 al 7 de septiembre en la OIT, Ginebra, aprobó los principios generales y directrices prácticas relativos a la contratación, que serán remitidos al Consejo de Administración de la OIT de noviembre, para su aprobación.

Los Principios y Directrices pueden ayudar enormemente a cambiar la situación actual y reducir la explotación, el trabajo forzoso y la vulnerabilidad de millones de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo, especialmente migrantes, frente a traficantes y empleadores o contratistas de mano de obra sin escrúpulos.

Los Principios y Directrices, firmemente anclados en las normas internacionales y los derechos laborales, abarcan la contratación pública y la privada —incluidas las condiciones de contratación de los contratos públicos—. Servirán de guía a la hora de establecer los códigos y prácticas de contratación a escala nacional, regional y mundial, incluyendo la autoacreditación de la propia industria.

Para la ISP, la adopción de los Principios y Directrices de la OIT supone un gran logro para los trabajadores y trabajadoras de los servicios públicos en todo el mundo.

Los cambios demográficos, unidos a la escasez de mano de obra, sobre todo en los sectores de la sanidad y la atención social, aumentarán la contratación internacional en los próximos años. Los principios generales y directrices prácticas de la OIT relativos a la contratación servirán de orientación y de herramienta de sensibilización para garantizar una contratación equitativa, ética y basada en las normas y criterios internacionales.

Los Principios y Directrices apoyarán nuestra labor de sensibilización en materia de contratación ética, ya que abordan las repercusiones que tienen las prácticas de contratación no éticas para la justicia social y el desarrollo, ya que agostan la mano de obra crítica de los países en desarrollo.

Los Principios y Directrices incluyen un principio rompedor: “que no se cobrarán honorarios ni ninguna otra tarifa a los trabajadores o a quienes buscan trabajo”. Este principio podría frenar drásticamente el abuso y la explotación rampantes que supone el cobro de comisiones exorbitantes a los trabajadores por su contratación, que exigen los reclutadores de mano de obra sin escrúpulos. Este principio es aplicable a todos los trabajadores, sin excepción ni discriminación, con baja cualificación o altamente cualificados, del sector público o del privado. Se trata de un paso más en lo estipulado por el Convenio 181 de la OIT (Convenio sobre agencias de contratación privadas).

Los Principios y Directrices promueven los derechos humanos y sindicales de todos los trabajadores, especialmente el acceso a la información, el derecho a afiliarse a sindicatos, a la negociación colectiva y a unas condiciones de trabajo y de vida decentes. Contemplan la protección de los informantes que denuncien los abusos que observen en las prácticas de contratación, así como el derecho a la reclamación, reparación e indemnización de aquellos trabajadores cuyos derechos hayan sido vulnerados. Los gobiernos deben garantizar que los mecanismos de reparación sean accesibles más allá de las fronteras, incluso una vez que el trabajador haya vuelto a su país.

Los Principios y Directrices promueven el reconocimiento mutuo de las competencias y cualificaciones, una importante herramienta para enfrentar la problemática del desperdicio de talentos y la descualificación laboral de muchos migrantes, obligados a aceptar empleos muy por debajo de sus competencias.

Los Principios y Directrices promueven los acuerdos bilaterales y multilaterales de trabajo y, en concreto, la participación tripartita en la aplicación y supervisión de los acuerdos bilaterales de trabajo y el establecimiento de comisiones de supervisión. La ISP apoya decididamente la reglamentación de las agencias de contratación por parte de los gobiernos, su transparencia y el acceso de los trabajadores a la información, además de la participación activa de los sindicatos en la elaboración, implementación y supervisión de los acuerdos bilaterales de trabajo. En la actualidad, la ISP participa y documenta el acuerdo bilateral de trabajo entre Alemania y Filipinas, utilizado como caso práctico para promover unas buenas prácticas que puedan reproducirse.

En cuanto a la crisis de los refugiados y migrantes: los Principios y Directrices promueven la protección de los derechos humanos de los refugiados y migrantes en su proceso de contratación; insta a los gobiernos a garantizar que las empresas, la ayuda y la cooperación humanitaria internacional no infringen los derechos humanos y laborales de los migrantes y refugiados.

Más información:
•    Discurso pronunciado por la Coordinadora del Programa de Migración de la ISP, Genevieve Gencianos, el 5 de septiembre, en la sesión inaugural de la reunión.
•    Más información sobre la reunión (web de la OIT)

Ver también