We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La OMS celebra en Ginebra la 140ª reunión de su Consejo Ejecutivo

24 Enero 2017
Desde hoy (23) hasta el 1 de febrero, los Estados miembros de la OMS examinarán un amplio abanico de temas. La ISP participará de manera destacada en el Observatorio Global de Salud (Global Health Watch), monitoreando las sesiones públicas e interviniendo en asuntos técnicos. El Observatorio Global de Salud es un foro desde el que la sociedad civil mundial puede cuestionar y poner en tela de juicio la influencia del neoliberalismo sobre la salud y la política sanitaria mundial.

En los próximos días, los Estados miembros de la OMS examinarán un amplio abanico de temas, entre los que destacan: el programa y establecimiento de prioridades; reforma de la gobernanza y administración. Además, se presentarán las candidaturas para ocupar el cargo de Director General y se considerarán temas como la preparación, vigilancia y respuesta; sistemas de salud; enfermedades transmisibles; enfermedades no transmisibles y promoción de la salud a lo largo del ciclo de vida. El Consejo Ejecutivo recibirá el informe del Comité de Programa, Presupuesto y Administración del Consejo Ejecutivo (PBAC).

Los grupos de la sociedad civil, entre ellos la Internacional de Servicios Públicos, en calidad de federación sindical de alcance mundial, participará de manera destacada en el Observatorio Global de Salud (Global Health Watch), monitorieando las sesiones públicas de la reunión e interviniendo en cuestiones técnicas de interés. El Observatorio Global de Salud, una iniciativa del Movimiento para la Salud de los Pueblos, es un foro desde el que la sociedad civil puede cuestionar y poner en tela de juicio la influencia del neoliberalismo sobre la salud y la política sanitaria mundial.

A lo largo de los últimos diez años de crisis económica mundial, la OMS viene sufriendo una grave falta de fondos. Un puñado de Estados miembros ricos y poderosos, a pesar de que no cumplir sus responsabilidades financieras y estar mermando la cuenta de Contribuciones Voluntarias Básicas (flexible) para gastos de explotación de la OMS, se han apresurado a señalar las carencias, reales o percibidas, de la labor de la organización. Como señala Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP:

 “Lo que estamos viendo es una estrategia de desprestigio. Los mismos países poderosos que han dejado de pagar el dinero para sostener la OMS, no dudan en prescribir soluciones que promueven la incursión del sector privado y su ánimo de lucro en el sistema de salud internacional. Si miramos detenidamente dentro de las fronteras de estos países, vemos que son los mismos que están perpetuando las medidas de austeridad y reduciendo los fondos públicos para la salud; los mismos que han institucionalizado la explotación privada de los servicios sanitarios, con todos los costos añadidos y graves ineficiencias que ello implica”.

La ISP se opone firmemente estas tendencias, a escala nacional e internacional. Nosotros defendemos priorizar a las personas sobre los beneficios. La reforma de la OMS debe incluir un aumento de los fondos públicos, de los Estados miembros.


Marco de colaboración con agentes no estatales

Este problema de financiación podría servir de puerta de entrada a los intereses privados, para aumentar su influencia en la coordinación y gestión de la salud mundial. La 69ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada el pasado mayo, aprobó un Proyecto del Marco para la Colaboración con Agentes no Estatales (FENSA), que podría ayudar a simplificar la colaboración de la OMS con el complejo abanico de agentes no estatales con los que está asociada, para mejorar los resultados sanitarios nacionales e internacionales.

FENSA sustituye los principios que rigen las relaciones entre la OMS y las organizaciones no gubernamentales, además de las directrices sobre la interacción con empresas comerciales. Es fundamental que la OMS se mantenga como un espacio donde se articule la prestación de la atención sanitaria pública. Incorporar al sector privado, incluso las organizaciones filantrópicas, a los mecanismos que gobiernan la OMS es contrario a la ética que sustenta las bases fundacionales de la organización, que pretende, “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr” para todo ser humano.

Si bien fundaciones como la Bill and Melinda Gates Foundation, por ejemplo, son legalmente independientes de las empresas comerciales de sus promotores, sería ilusorio creer en la impermeabilidad de las líneas que separan las empresas de la filantropía.

Esta posición estratégica de los intereses privados constituye sólo una de las importantes contradicciones que tiene que abordar la OMS. La mayoría de las decisiones adoptadas por sus órganos rectores son recomendaciones voluntarias, no instrumentos vinculantes, algo que merma la eficacia de la OMS.

La creciente función operacional que está asumiendo la OMS en situaciones humanitarias y de emergencia podría resultar un arma de doble filo porque, si bien ha contribuido a limitar determinados casos de emergencias sanitarias, como la respuesta frente al ébola, esta podría costar a la organización su papel crucial como agencia internacional normativa y de establecimiento de normas sanitarias.

Se trata de cuestiones importantes sobre las que deberían hablar, a la hora de formular sus agendas, los candidatos a ocupar la Dirección General de la OMS. Durante la reunión del Consejo Ejecutivo, y en adelante, la ISP colaborará con otras organizaciones de la sociedad civil para presionar a favor de una Organización Mundial de la Salud que ayude a fortalecer la salud pública en todo el mundo.

Continuaremos luchando por la atención sanitaria pública universal. A este respecto contactaremos con las personas candidatas designadas por el Consejo Ejecutivo.

Ver también