La ISP llora a su anterior secretario general, Hans Engelberts

14 Abril 2015
Hans Engelberts, Secretario General de la ISP, 1981 – 2007
Con infinita tristeza la ISP recibió la noticia de la muerte prematura, el domingo 12 de abril de 2015, de su anterior Secretario General, Hans Engelberts, a la edad de 71 años.

Hans resultó elegido Secretario General en el 22º Congreso Mundial de la ISP, celebrado en Singapur en diciembre de 1981, y jamás tuvo oponente: fue reelegido varias veces hasta su jubilación, en 2007, en el Congreso de Viena en el que la ISP celebró su centenario, luego de ocupar la Secretaría General de la ISP durante más de 26 años.

Líder dinámico y visionario, Hans encabezó la organización a través de los numerosos avatares que sacudieron al mundo durante sus mandatos y logró que llegara a más de 10 millones de miembros, hasta alcanzar la impresionante cifra de 20 millones de miembros cuando se jubiló.

 “Hans fue un auténtico hombre de la clase trabajadora, alérgico por naturaleza a la injusticia. Tenía un carácter apasionado, a veces firme, pero siempre del lado de los movimientos progresistas y dispuesto a apoyar a los sindicatos democráticos de todo el mundo. En mis viajes de los últimos años, no hubo un lugar del mundo en el que las afiliadas y afiliados a la ISP no me pidieran noticias de Hans y sé que muchos de ellos continuaban en contacto con él. Fue un gran internacionalista y sindicalista y en la ISP honramos su legado”, afirma la actual Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli.

Hans nació en Holanda, en 1943. Empezó a trabajar a los 15 años como mozo de cocina en un barco mercante. Autodidacta, asistió a clases nocturnas y aprobó un examen estatal para entrar en la universidad, donde estudió cursos de economía y derecho. Tenía un don natural para los idiomas y hablaba con fluidez inglés, francés, alemán y español, además de su holandés materno.

Fue un sindicalista activo desde su puesto en la Cámara de Comercio de La Haya y, posteriormente, desde 1976 a finales de 1981, como responsable nacional de la Unión Holandesa de Trabajadores de Servicios Públicos (Abvakabo), al frente de las negociaciones en representación de los trabajadores y trabajadoras de correos.

Defending workers' rights in South KoreaSu dinamismo y devoción infatigables con la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras quedó patente en las numerosas misiones de las que se encargó: visitó a los sindicalistas encarcelados en Turquía y Corea del Sur, se reunió y cabildeó en persona a los gobiernos para que pusieran en libertad a estos prisioneros. Hans fue, además, un defensor a ultranza de los sindicatos sudafricanos afiliados a la ISP y colaboró estrechamente con ellos para poner fin al régimen del apartheid.Juan Somavia, ILO Director General, greets Hans Engelberts

Se comprometió también a expandir la posición de ISP dentro del sindicalismo mundial y fue un decidido promotor de la colaboración entre las federaciones sindicales internacionales en cuestiones comunes, sobre todo relacionadas con el sector público. En los primeros años de su mandato, la ISP trasladó su sede desde Londres a su ubicación actual, a las afueras de Ginebra, cerca de las agencias de la ONU, sobre todo de la OIT

Hans fue decisivo a la hora de promover los derechos de las mujeres trabajadoras y la primera Conferencia Mundial de las Mujeres de la ISP, que se celebró en 1984, en Nueva York, a raíz de la cual se estableció el actual Comité Mundial de las Mujeres de la ISP. Merece también la pena mencionar su apoyo pionero al colectivo de trabajadores y trabajadoras LGTBI, una labor que continúa hoy en día.

La caída del Muro de Berlín en 1989, coincidiendo con el 24º Congreso de la ISP en Zimbabue y la apertura de la URSS, conllevó que muchos antiguos y sindicatos de la extinta Unión Soviética se unieran a la ISP, que vivió un drástico aumento de su membresía. Hans promovió con ahínco la incorporación de los anteriores sindicatos de Europa Central y Oriental y colaboró con los nuevos.

En 1993, cuando se creó la Unión Europea, se inauguró en Bruselas una pequeña oficina para supervisar y trabajar estrechamente con la UE, que posteriormente se convirtió en la Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos (FESSP). Hans defendió entonces el proceso de regionalización, garantizando la presencia de la ISP en otras regiones y convirtiéndola en la organización genuinamente mundial que hoy es.

Sería imposible enumerar la lista de todos los logros de Hans durante su carrera sindical. Hay incontables historias y anécdotas sobre él que se recordarán una y otra vez durante muchos años, porque Hans fue un convencido sindicalista y una estupenda persona.

Su muerte constituye un golpe para muchas gente en todo el mundo, para los trabajadores, trabajadoras y sindicalistas de los servicios públicos, para el personal que colaboró con él durante tantos años y para la organización a la que ayudó a alcanzar su fuerza actual.

Ofrecemos nuestro más sincero pésame a su familia por esta trágica pérdida. Extrañaremos terriblemente a Hans y su nombre será inolvidable para comunidad sindical internacional.

Compartan sus recuerdos e historias sobre Hans o expresen su pésame y condolencias en el cuadro para comentarios que encontrarán abajo. Los recopilaremos y enviaremos a su familia.

Añadir nuevo comentario

Ver también