Justicia para los sindicalistas asesinados en Guatemala

16 Mayo 2013
PSI escribe al gobierno de Guatemala para exigir justicia por los asesinatos a dirigentes sindicales y que se garantice el derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva.

La reciente sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Guatemala contra el exdictador Efraín Ríos Montt, condenándolo a 80 años de cárcel por delitos de genocidio y de lesa humanidad, constituye un paso importante hacia la construcción de una cultura de paz en Guatemala. Desde el movimiento sindical internacional saludamos el hecho y que el Poder Ejecutivo haya respetado las conclusiones y resoluciones de la justicia.

Más de 56 sindicalistas, la mayoría de los servicios públicos, fueron asesinados solamente en los últimos tres años, a los que han de sumarse numerosos actos de tortura, secuestros, allanamientos y amenazas de muerte, que han creado una cultura de miedo y de violencia. La violación del derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva ha sido una constante en este período. Estos datos otorgan a Guatemala el vergonzoso título de país más peligroso en el mundo para los sindicalistas, según la Confederación Sindical Internacional (CSI).

El actual Gobierno afirma que es diferente, pero que necesita más tiempo para responder a las inquietudes de los trabajadores y trabajadoras. También ha suscrito un compromiso con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para, entre otras acciones, investigar los crímenes contra sindicalistas y las violaciones de los derechos sindicales. 

Exigimos al Gobierno que avance para pasar del diálogo social al verdadero respeto a la libertad sindical y la vida de las y los sindicalistas. Para el cese de la violencia antisindical, las investigaciones judiciales independientes deben efectuarse sin dilación de manera que los responsables materiales e intelectuales sean castigados con todo el peso de la ley.

Archivos adjuntos 

Ver también