We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Impago de salarios, prestaciones por peligrosidad y ayuda a las familias

20 Octubre 2016
Photo: UNICEF Guinea. Creative Commons
En la primera fase de la estrategia, los sindicatos del sector de la salud se centraron en recopilar información para basar sus reivindicaciones sindicales en hechos demostrados. Se realizó una encuesta para reunir datos sobre el pago de salarios y prestaciones por peligrosidad a los profesionales sanitarios y la ayuda financiera ofrecida a las familias de los trabajadores sanitarios fallecidos. [Este artículo es un extracto de la actualización de 2016 "Prioridades de la ISP en materia de salud y respuesta sindical a la enfermedad por el virus del Ébola”]

Se realizó una encuesta para reunir datos sobre el pago de salarios y prestaciones por peligrosidad a los profesionales sanitarios y la ayuda financiera ofrecida a las familias de los trabajadores sanitarios fallecidos, especialmente debido a los graves problemas detectados en los tres países. Un dato interesante es que el fondo de prestaciones por peligrosidad estaba financiado por el Banco Mundial pero que no siempre estaba claro para qué se utilizaba el dinero.

En Sierra Leona, las prestaciones por peligrosidad se pagaron como resultado de intensas negociaciones entre los sindicatos y las asociaciones gubernamentales pertinentes. El pago a los voluntarios y las prestaciones por peligrosidad son responsabilidad del Ministerio de Salud y Saneamiento, que se encarga de elaborar la lista, y del Centro Nacional de Respuesta al Ébola (NERC, por sus siglas en inglés), que se encarga de los pagos. Sin embargo, cuando las autoridades militares tomaron el control de la respuesta nacional, se suspendió todo y se eliminaron nombres de trabajadores esenciales de la lista de pagos, lo que causó retrasos graves en los pagos. Esto llevó a huelgas espontáneas entre los trabajadores, pero los sindicatos y el Gobierno colaboraron para garantizar que no se interrumpieran los servicios.

También hubo muchos problemas con el pago de salarios de los trabajadores sanitarios, salvo en los centros operados por organizaciones externas como DFID (Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido) y ONG, donde el pago estaba asegurado porque pagan a los empleados de sus propios centros. Debido a los numerosos problemas, y para evitar que los trabajadores fueran a la huelga o dejaran de ir a trabajar, el PNUD se convirtió en el asesor técnico para desarrollar el sistema de pagos de los Centros Nacionales de Respuesta al Ébola. Esto incluía controlar las listas y garantizar que las personas indicadas recibieran su salario en el momento oportuno. El personal del PNUD también observó irregularidades: en algunas localidades, varios nombres se eliminaban o añadían a la lista cada mes.

En Liberia, los sindicatos también trabajaron para que se pagara una prima por peligrosidad. Por desgracia, a pesar del acuerdo firmado el 9 de agosto de 2014 entre el Presidente Johnson Sirleaf y los sindicatos de trabajadores sanitarios, no todos los trabajadores sanitarios han recibido su prestación por peligrosidad. Muchos trabajadores sanitarios del sector público han recibido solo una parte de la cantidad a la que tienen derecho, mientras que la mayoría de los trabajadores sanitarios del sector privado no ha recibido ningún pago.

Además, también siguen existiendo problemas con el pago de salarios. El Gobierno de Liberia ignora estos problemas, aunque el Ministerio de Sanidad está al corriente de que los números de cuenta de algunos trabajadores sanitarios se registraron incorrectamente en el sistema y que, por lo tanto, no han recibido su salario. Los nombres de algunos trabajadores sanitarios fueron omitidos y, debido a la mala organización de los datos, en alguna ocasión el Gobierno ha tenido que pagar de una vez a los trabajadores los salarios y/o prestaciones por peligrosidad atrasados desde hace tres o cuatro meses. El Gobierno nunca daba a los trabajadores sanitarios suficiente tiempo para hacer una reclamación por el impago de salario y prestaciones por peligrosidad. El plazo se comunicaba sin la suficiente antelación para la mayoría de los trabajadores destinados en zonas remotas. Muchos ni siquiera se enteraban del plazo hasta que ya había pasado.

Después de que el Gobierno de Liberia declarara orgulloso que todos los trabajadores sanitarios habían recibido su salario, NAHWAL recopiló los extractos bancarios de los trabajadores sanitarios para demostrar que no habían recibido la cantidad prometida y negociada en concepto de prima por  peligrosidad del ébola o que solo habían recibido una parte. El hecho de que el Gobierno esté ignorando estos problemas plantea muchas preguntas para el futuro. Los dos sindicatos del sector de la salud de Liberia están muy preocupados al respecto, especialmente porque todavía no se han pagado los salarios de los trabajadores sanitarios del sector privado.

Aunque el Gobierno afirma haber pagado a todos los trabajadores sanitarios, los responsables de hacer un seguimiento de los contactos de los infectados por el virus y los trabajadores de los equipos de respuesta del sector público, los sindicatos quieren saber exactamente a cuántos proveedores de servicios sanitarios se pagó y exigen la creación de un órgano neutral con representantes del Gobierno y la dirección sindical para que se confirmen las cifras. Los sindicatos también piden que se amplíe el plazo para presentar reclamaciones para permitir a los trabajadores que se encuentren en zonas remotas enterarse de la convocatoria y responder a la misma y dar la oportunidad a los trabajadores del sector privado de comprobar los pagos una vez se efectúen

En esta publicación:

Para saber más:

Ver también