Huelga en Francia en defensa de los servicios de cuidado de ancianos de calidad

17 Mayo 2018
Los/las trabajadores sociales de toda Francia que prestan servicios de cuidado a domicilio, incluido en viviendas para los ancianos dependientes, hicieron una huelga de un día el 30 de enero. El objetivo era llamar la atención sobre varios problemas apremiantes que afectan a los cuidados de ancianos y que las autoridades no han resuelto.

Los sindicatos que convocaron la huelga fueron CFDT, CGT, FO, SUD, UNSA, CFTC y CFE-CGC. Protestaban contra la asignación de recursos insuficientes por parte del Gobierno, lo que ha dado lugar a la reducción del número de trabajadores/as en servicios sociales responsables del cuidado de ancianos. Esto va en contra del “Plan de solidaridad con las personas de edad avanzada” presentado por el Gobierno francés en 2006, que preveía la necesidad de aumentar los niveles de dotación de personal para 2012.

Al contrario, como revela una encuesta realizada por CFDT-Sante Sociaux el año pasado, la dotación de personal y las condiciones de trabajo en los servicios de salud y sociales son sumamente deficientes. La lucha de los sindicatos franceses por niveles de dotación de personal satisfactorios para el cuidado de ancianos es una lucha por el respeto y el cuidado adecuado de los ancianos, así como una defensa de los/las trabajadores/as sociales, muchos de los cuales sufren desgaste laboral a causa del trabajo excesivo que desempeñan para intentar desesperadamente subsanar las carencias de personal en los servicios de cuidado de ancianos.

La ISP y sus afiliadas siempre han defendido la dotación de personal segura y efectiva en los servicios de salud y sociales. Los/las trabajadores/as sanitarios/as y sociales constituyen el pilar de la prestación de servicios en el sector. No se pueden prestar cuidados de calidad a los ancianos, ni otros servicios sociales, sin personal motivado.

Por lo tanto, es urgente y fundamental mejorar las condiciones de trabajo del personal de residencias para ancianos, así como del personal que presta servicios de cuidado a domicilio. También es hora de que las autoridades francesas empleen a más trabajadores/as sociales en consonancia con el Plan de solidaridad con las personas de edad avanzada, ya que los cambios demográficos están dando lugar a un aumento del número de ancianos, los cuales necesitan cuidados.

La huelga del 30 de enero es una advertencia de que los sindicatos están dispuestos a luchar por una dotación de personal segura y efectiva en defensa de un cuidado de calidad para los ancianos. La ISP pide al Gobierno francés que escuche sus peticiones: empleo de un mayor número de trabajadores/as sociales, mejora de los salarios y las condiciones de trabajo, y respeto de los ancianos, que merecen más.

Como señalamos en el mensaje de solidaridad de la ISP para el 33º Congreso Federal de CFDT Santé Sociaux celebrado en noviembre del año pasado, décadas de políticas neoliberales en todo el mundo han tenido consecuencias nefastas para el sistema de salud pública, como que “incluso en los países más ricos, como Francia, se pide al personal sanitario que sacrifique su bienestar al cuidar de otras personas... Y, cuando los/las trabajadores/as sanitarios/as sufren, los/las pacientes no reciben el nivel de atención que merecen”.

La huelga a favor de la dotación de personal adecuada para prestar cuidados a ancianos en Francia forma parte de una ola renovada de acciones sindicales para luchar por un cambio de paradigma en las políticas gubernamentales impulsadas por el régimen neoliberal que sigue subsistiendo a políticas que ponen a las personas por encima del lucro.

Este artículo es un extracto del boletín Derecho a la Salud – número 4 (Abril-Mayo de 2018). Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”. Envíenos sus artículos.

Ver también