20 de junio - Día Mundial de los Refugiados

19 Junio 2017
Al conmemorar el Día Mundial de los Refugiados, la Internacional de Servicios Públicos (ISP) insta a la solidaridad con los millones de refugiados del mundo y subraya la importancia vital de los servicios públicos de calidad para la promoción de los derechos humanos, la inclusión y la integración de los refugiados en las sociedades.

Los servicios públicos de calidad son vitales para promover los derechos humanos, la inclusión y la integración de los refugiados en las sociedades

“Hoy conmemoramos el Día Internacional de los Refugiados de las Naciones Unidas y nos solidarizamos con la lucha de los millones de personas refugiadas —mujeres, niños y familias— que están huyendo de situaciones de conflicto, de la persecución, la violencia y las violaciones de los derechos humanos. Los refugiados se arriesgan a travesías peligrosas para buscar protección, sin embargo, muchos acaban en la pobreza, el trabajo forzoso, la exclusión, la violencia y agresiones racistas. Nos preocupa especialmente la situación de los niños y niñas refugiados. Debido a la falta de protección social, de acceso a unos servicios públicos de calidad y de empleos decentes para los adultos, se despoja a los niños y niñas refugiados de sus derechos humanos fundamentales, como la salud, la nutrición, una vivienda digna, la seguridad, la atención social y la educación”, afirma Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP.

En la actualidad hay 65,3 millones de personas desplazadas en todo el mundo, la mayor cifra de desplazamientos de la que se tiene registro. De estas personas, 21,3 millones son refugiadas, más de la mitad son menores de 18 años y casi la mitad son mujeres y niñas. La Declaración de Nueva York para los Refugiados de 2016 encarga a las Naciones Unidas la aprobación, en 2018, de un Pacto mundial sobre la cuestión de los refugiados, además de un Pacto mundial para la migración segura, ordenada y regular.

“Si bien reconocemos la labor de atención a los refugiados de distintos gobiernos y actores sociales, también constatamos numerosos escándalos de corrupción en los servicios privatizados, que están robando los recursos tan preciados de ayuda a los refugiados. Esta es una razón más por la que no debemos desatender los servicios públicos, que constituyen un elemento fundamental para la protección de los refugiados y la promoción de sus derechos humanos”, afirma Pavanelli.

“Los trabajadores y trabajadoras de los servicios públicos, junto con las autoridades locales, son quienes, desde la primera línea, reciben a los refugiados y solicitantes de asilo, ofreciéndoles servicios de emergencia, refugio, alimentos, atención sanitaria, educación y otras necesidades básicas, como la búsqueda de empleo y la integración. Garantizar un empleo decente y desarrollar las capacidades de los trabajadores y trabajadoras de primera línea, además de financiar los servicios públicos de calidad ayudará a promover la inclusión social, a reducir las desigualdades y a combatir el racismo y la xenofobia. Los Pactos Mundiales deberían reconocer y fortalecer este objetivo”, destaca Pavanelli.

La ISP tiene marcha una Campaña Mundial sobre el Derecho Humano a la Salud con la que pretende forjar un movimiento mundial para influir en las políticas que defienden la cobertura sanitaria pública universal. En 2016, la ISP participó en la Comisión de Alto Nivel sobre Empleo en el Ámbito de la Salud y Crecimiento Económico, que abordó el empleo en el sector sanitario y el acceso a la salud, también en los Pactos Mundiales.


Para más información visiten la página web sobre el trabajo de la ISP en materia de migración y refugiados.

Ver también